Sentimos comunicaros que el programa de la acción "Entre el movimiento", sufrió modificaciones debido la dificultades técnicas.

La travesía en barco se retrasará para el próximo 22 de junio a las 20:45, tras las conferencias en la sed del COAG, como final de esta fase de la Ciudad de los Barrios.

Por lo tanto, os invitamos a participar en la recuperación del espacio de los antiguos astilleiros Valiña (al lado de la escuela de verla de la playa de Oza) este viernes 18, a partir de las 20:00, que incluirá exposición sobre la línea de costa de la ciudad y una proyección sobre el barrio de las Xubias.


Entre el Movimiento

Taller participativo en el barrio de as Xubias y su espacio litoral


>Viernes 18 junio _ espacio publico recuperado de los antiguos astilleros Valiña [al lado de la escuela de verla de la playa de Oza]

_apartir de las 20.00h
exposición de analises de la costa
proyección temática las Xubias
debate participativo

>Martes 22 junio _ Sala de arquitectura del COAG ? Federico Tapia 64 -

_17:30
Charla valoración del taller "limites en la densidad" desarrollado en el barrio del Agra del Orzan por Pescaderia20
_18:15
Charla valoración del taller "entre el movimiento" desarrollado en el barrio de las Xubias y Oza por Grupo DoDó
_19.00
Conferencia Jose Maria Ezquiaga
_21.00
Roteiro en barco por la ria. Salida desde el muelle de la Marina* llegada aproximada a las 23 horas

*aforo limitado, se ruega confirmación en dodogrupo@gmail.com

 Los límites hacen entendibles nuestro territorio, definen, dan forma, dividen, relacionan. El proxecto surge en el límite, en el espacio que se limita, en los encuentros, en lo confuso. La oportunidad, la experimentación, aparece cuando estos se mueven o son movidos. Cambios de fronteras, fracturas resultado de un terremoto, muros que se abren o se cierran, subidas y bajadas de las mareas, el trazado de una infraestructura... oportunidades de definir nuevas relaciones, haciendo realidad el contacto, posibilitando el entre.

La ría del Burgo es un espacio en contínuo movimiento, redefiníndose de forma natural, cambiando sus límites, cada día, a cada hora...colocar una toalla, echar un vistazo desde el coche, sacar una foto, subir a la chalana, mariscar, mojar los pies, oportunidades, proyectos.....en los que experimentar con los límites.


Originalmente la separación entre puerto y ciudad era difusa y en ocasiones inexistente, trabajo y vida se llevaba a cabo en un mismo espacio, en donde se producía un intenso vínculo entre culturas  y personas. Las ciudades se iban desarrollando de cara al mar, aprovechando sus recursos y aportando soluciones específicas de gran valor patrimonial.

Las infraestructuras portuarias, necesarias para dar respuesta a las nuevas necesidades de transporte e intercambio, fueron extendiéndose y ganándole terreno al mar, a medida que ciudad y puerto crecían. Los nuevos espacios que surgían, modificaban el uso y la relación de la ciudad con el borde natural, construyendo barreras físicas que imposibilitaban el contacto de los ciudadanos y poco a poco le iban negando el desarrollo de actividades.

En la actualidad A Coruña se encuentra en un proceso de transformación de sus espacios portuarios. Un concello con una línea de costa que pasó de los 37,30 km en su estado natural, a los actuales 51,47, de los que casi un 40% se corresponden con el puerto. La construcción de un puerto exterior, de 140 has frente a las 125 actuales, niega cualquier relación con su espacio más inmediato y con la ciudad, siendo una infraestructura más que cuestionada, incluso más allá de su funcionamiento efectivo como dársena de gran capacidad.

Al margen del debate de la conveniencia o no de la construcción de una infraestructura de tal calibre, surge la pregunta de cual debe ser el modelo escogido para la recuperación de los espacios portuarios y los bordes marítimos de la ciudad, que gradualmente se irán trasladando.

Los procesos de transformación de estos espacios son ya conocidos desde mediados del S.XX, casos como el  de Baltimore en Estados Unidos, que fue referente para muchos otros ejemplos como Darling Harbour en Sydney o el Port Vell de Barcelona. Este modelo buscaba alcanzar la notoriedad mediante actuaciones urbanísticas y arquitectónicas novedosas, compitiendo por alcanzar una posición ventajosa en el mundo globalizado como sinónimo de “competitividad urbana”. Este modelo cayó en fórmulas que se repetían una y otra vez, buscando una lógica mucho más parecida a la de abrir una cafetería Starbucks, un McDonald´s o un parque Disney. Estrategias que buscan la reducción de riesgos, empleando fórmulas ya probadas y que dan como resultado la homogeneización de estos espacios, por diferentes que sean tanto cultural como geográficamente.

Cada actuación busca ser un monumento en sí mismo, pretendiendo una exclusividad que, por manida, no hace más que redundar en la monotonía. De esta forma se consigue también una mala educación arquitectónica y urbanística; la población espera el más difícil todavía, haciendo decaer el interés y el respeto por otros sectores que, aún careciendo de elementos singulares, son de gran importancia patrimonial y contribuyen a conformar la identidad urbana.

Sin ir más lejos podemos visibilizar las consecuencias de estos procesos en proyectos como el Palexco y el Puerto Centro de Ocio, de sobra conocidos por todos nosotros.

Es aquí donde nos gustaría encontrar las diferencias con esta manera de operar. Diferencias en cuanto a lo específico, a nuestros valores, tanto patrimoniales como culturales. Una manera de entender el territorio que responda a un modelo que tenga que ver más con el proyecto de ciudad y no tanto con una oportunidad exclusiva de negocio, que apenas busca la transformación de los centros urbanos en parques temáticos dedicados al ocio y al consumo.

No se trata de negar lo que significa actuar en la ciudad actual, sino más bien poner de manifiesto lo que supone una reflexión más allá de modelos ya probados. La búsqueda de un modelo mucho más creativo y participativo, que acepte el vínculo que tuvo la ciudad con el mar y todo lo que ello significa. Un desarrollo en donde sea clave tomar conciencia del soporte en el que nos encontramos, la riqueza de una ría amenazada por una fórmula de crecimiento en donde no se le prestó la atención necesaria. El paso hacia la regeneración de un espacio contaminado que provocó la pérdida paulatina de todo su potencial como generador de riqueza, tanto económica como medioambiental y cultural. La oportunidad de convertirse en un espacio de experimentación, tanto tecnológica como social y funcional deben dar las pautas para la puesta en marcha de un proyecto de apertura de la ciudad al mar mucho más ambicioso del que pueda surgir de propuestas más inmediatas y menos reflexivas. Estas propuestas no están reñidas con la necesaria inversión de capital que necesitan este tipo de intervenciones, sino que refuerzan la posibilidad de generar sinergias para el desarrollo de una ciudad contemporánea con identidad propia. Salvo las grandes urbes globales cualquier ciudad en la actualidad es intercambiable, nada impide al capital cambiar una por otra, según su conveniencia o necesidad.

 

Centraremos nuestro análisis en el ámbito de As Xubias, uno de los pocos espacios que actualmente siguen manteniendo una íntima relación con el mar. Muchas de las circunstancias que rodean este espacio tan singular son el reflejo de lo que sucedió y está sucediendo en nuestra ciudad, en el contacto con su borde marítimo. Infraestructuras que la atraviesan, un espacio virgen, tipologías edificatorias, el tratamiento de los espacios públicos por parte los vecinos, el contacto con el agua, abandono de ciertas actividades vinculadas al mar, reconversión de distintos equipamientos, presión inmobiliaria, olvido y abandono, conflictos habitantes/visitantes, una terraza impresionante…

Oportunidades para aprender y comprender un espacio que nos sigue sorprendiendo y que nos puede ofrecer estrategias y pautas de intervención en la ciudad actual, más acordes con un modelo de ciudad con identidad propia y contemporánea.


>Conclusiones

Con la intervención en el astillero y el roteiro por la la ría no damos por rematado el trabajo. Seguimos con la analise y las reflexiones...

Próximamente recogeremos el trabajo en un dossier para la publicacion de la ciudad de los barrios.


El contacto de una ciudad con el mar tiene que pasar por descubrir y definir la relación que esta quiere mantener con este soporte, respetandolo y reforzando la especificidad del mismo y su historia.

Que modelo de barrio puede mantener su relación natural con el mar?

Hasta que punto una ciudad rodeada de agua hace uso de su entorno natural?

para este trabajo fue muy importante la colaboracion de Manuel Cao, patron da confraria de mariscadores da Coruña; Marga, presidenta de la asociacion de veciños Oza-Gaiteira-Os Castros; y la S.D. Xubias

gracias



Edicy. Hacer un sitio web.